www.eltelegrama.com

Policía Nacional

La Policía Nacional ha liberado a 8 mujeres que estaban siendo explotadas sexual y laboralmente en un chalé en Marbella (Málaga), todo ello en un operativo en el que además ha sido detenidos 21 miembros de la red criminal cuyos líderes eran un grupo familiar portugués, que también se dedicaba al menudeo de estupefacientes que eran distribuidos entre los clientes.

El detenido huyó en septiembre de 2018 de Tánger tras la desarticulación por parte de las autoridades del reino alauita de la célula yihadista de la que formaba parte. Tras su fuga logró entrar de manera clandestina en nuestro país y se ocultó en la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramanet.

Agentes de la Policía Nacional han liberado a un joven de 13 años que fue detenida ilegalmente por su suegro en Talavera de la Reina (Toledo). En menos de 15 horas, los agentes lograron ubicar a ambos en Albacete donde fue localizada y liberada la menor en perfecto estado, siendo arrestado el presunto autor cuando trataba de continuar la huida rumbo a Valencia.

Jueves negro para los propietarios de la ‘Pensión Montañesa’ de la calle Arriaza de Madrid, en el centro de la capital. Un hombre de 86 años de edad ha sido encontrado sin vida en una de las habitaciones del establecimiento con “evidentes signos de violencia”, según han informado las autoridades.

Narcotizaban a las víctimas suministrando benzodiacepinas durante las citas que concertaban a través de redes sociales y cuando se encontraban sedadas, aprovechaban para desvalijar las viviendas. Actuaban en las ciudades de Madrid, Bilbao y Barcelona y la gran mayoría de las víctimas tuvieron que ser atendidas por intoxicación e incluso una de ellas llego a sufrir un ictus.

El vehículo fue localizado en la antigua carretera Cádiz-Málaga. El conductor de la furgoneta ha sido detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública.

Era buscado al no reingresar en el centro penitenciario de El Dueso (Cantabria), donde cumple condena por dos delitos de agresión sexual y un delito de asesinato, tras un permiso ordinario.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a nueve personas en un operativo policial simultáneo desarrollado en Salamanca, Alicante y Valencia contra una organización criminal especializada en la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Agentes de la Policía Nacional están llevando a cabo una operación contra una organización presuntamente dedicada a los “amaños deportivos” en el fútbol profesional. En la denominada operación “Oikos”, dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca en virtud de Diligencias Previas 650/18, se realizarán nueve entradas y registros en diferentes puntos de la geografía nacional en relación con los delitos de “amaño deportivo”, blanqueo de capitales y organización criminal.

La Policía Nacional busca a los autores de una supuesta agresión sexual en grupo a una joven en Granada.

El director general de la Policía, Francisco Pardo, ha anunciado que en la plataforma SVisual –un servicio de video-interpretación en lengua de signos española- se ha habilitado un acceso que permitirá al usuario llamar a la Policía en casos de emergencia. Cuando se reciba la llamada, se sabrá de forma inmediata que se trata de una emergencia y traducirá sus mensajes a la Policía Nacional.

Agentes de la Policía Nacional han liberado a cinco víctimas en las Palmas de Gran Canaria (2) y en Palma de Mallorca (3), todas ellas obligadas a pagar una deuda que ascendía a los 35.000 euros y que eran sometidas a rituales de vudú bajo la amenaza de sufrir graves males, tanto a ellas como sus familiares en Nigeria, si denunciaban a sus explotadores

La investigación comenzó cuando los arrestados retuvieron a una persona y, a bordo de un vehículo, fue trasladada por toda la ciudad jerezana durante varias horas mientras recibía continuas amenazas y agresiones físicas.

El arrestado tenía siete requisitorias en vigor, más de 30 reclamaciones ya cesadas y cuenta con numerosos antecedentes por diversos motivos.

Liberadas cuatro mujeres que habían sido captadas en Rumanía mediante el método Lover Boy, típico de las organizaciones criminales formadas por miembros de ese país. La organización delictiva desarticulada controlaba varios clubes de alterne ubicados en provincias andaluzas donde, además de traficar con sustancias estupefacientes, las víctimas eran amenazadas y agredidas.