www.eltelegrama.com

Alicante

Un pleito judicial habría llevado a un hombre de 58 años de edad a disparar a sus vecinos desde el balcón de su casa en Alicante con un rifle de aire comprimido.

Varios agentes del Grupo Operativo de Intervención Rápida (GOIR) de la Policía Local de Alicante han salvado la vida de un hombre de 38 años de edad al que practicaron un torniquete cuando se estaba desangrando tras cortarse la arteria del brazo en un accidente con una radial.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a nueve personas en un operativo policial simultáneo desarrollado en Salamanca, Alicante y Valencia contra una organización criminal especializada en la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

La organización captaba a las víctimas en China y les prometían llegar hasta Reino Unido a cambio de una “tarifa plana” de 20.000 euros por persona que incluía todos los pasaportes falsos que fueran necesarios y la colaboración para el cruce de fronteras.

Los arrestos se han llevado a cabo en una operación desarrollada en Madrid, Alicante, Albacete, Antequera (Málaga) y en las ciudades valencianas de Gandía y Xátiva.
  • 1

El cuerpo sin vida de una mujer de 40 años ha sido hallado en un inmueble del centro de Alicante, propiedad de su familia. Tal y como han confirmado las autoridades, la hipótesis inicial del robo se ha descartado.

Uno de los arrestados fue sorprendido en el instante en el que abandonaba la sede de la compañía de paquetería portando en las manos un bulto remitido desde Nápoles con 4.600 euros falsificados. Un cuarto miembro del grupo, que también ha pasado a disposición judicial, se encontraba cumpliendo condena en una prisión de Tarragona desde donde daba instrucciones al resto de los miembros.

Hasta el momento han sido identificadas 80 víctimas que habían sido captadas mediante distintos tipos de engaños para ser derivadas a diferentes plataformas e inducirlas a participar en actividades de índole sexual. La operación ha permitido la detención de otras 21 personas que actuaban desde Europa y Norteamérica.

La organización, que estaba asentada en Alicante y La Rioja y destacaba por su gran movilidad a nivel nacional, obligaba a las mujeres a cambiar continuamente de piso para que no se las vinculara con el mundo de la prostitución.