www.eltelegrama.com

Rumanía

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en el marco de un Equipo Conjunto de Investigación formado por España, Italia y Rumanía y coordinado por Eurojust y Europol han desarticulado una organización internacional que explotaba a víctimas de nacionalidad rumana captadas mediante el método lover boy. La organización, que manipulaba a sus víctimas mediante chantaje emocional y coacciones hasta convencerlas de que no podrían vivir sin sus captores, llegó a obtener un beneficio de más de 5.000.000 de euros.

La víctima fue comprada por una familia rumana y obligada a contraer matrimonio con un joven del clan. Los padres habían denunciado falsamente el rapto de la menor de 16 años en Rumanía, explicando incluso en su relato que los hechos ocurrieron en plena calle y fueron cometidos por cuatro individuos.

Un dispositivo policial simultáneo en varias ciudades españolas y rumanas se ha saldado con la desarticulación completa de la red y con la detención de 11 personas, entre ellas el líder de la organización apodado “Becu”. La coordinada actuación de los agentes ha logrado la liberación de 13 víctimas de esta red asentada en nuestro país y que extendía sus actividades a Alemania, República Checa, Países Bajos y Rumanía.

La selección española de baloncesto no tuvo problemas para sumar su tercera victoria y seguir con paso firme en el Eurobasket después de derrotar este lunes por un contundente 91-50 a la anfitriona de su grupo.
  • 1

La Guardia Civil, en el marco de la operación STAN, ha detenido en la localidad de Madrigueras (Albacete) a C.M.S, de 34 años de edad y nacionalidad rumana, requisitoriado por las autoridades rumanas mediante una Orden Europea de Detención y Entrega, la cual ha podido ser ejecutada gracias a los mecanismos internacionales de cooperación policial.

La joven, que reside en Madrid, denunció que estaba recibiendo vídeos por parte del progenitor en los que aparecía torturando al hijo de ambos –de doce años de edad- en un bosque de Rumanía. El arrestado exigía a su expareja que regresase a su país de origen de inmediato y el pago de 1.000 euros a cambio de detener las agresiones.