www.eltelegrama.com

Abusó sexual

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a un presunto pederasta que se hizo pasar por agente secreto para abusar de varios menores de edad, a los que invitaba a jugar a videoconsolas para ganarse su confianza para finalmente abusar sexualmente de ellos. Posteriormente les amenazaba con dejar sin trabajo a sus padres si lo contaban, algo que conseguiría haciendo uso de su supuesta influencia profesional.

Uno de los casos más mediáticos de Reino Unido se ha cerrado por fin. Atrás quedan 32 años de dolor, de preguntas… Ahora, las familias de Nicola Fellows y Karen Hadaway pueden descansar tranquilas, dentro de lo que cabe.

La víctima, que tenía 12 años de edad cuando comenzaron los hechos, sufrió abusos sexuales de manera continuada durante más de tres años. La menor llegó a recibir más de 3.000 llamadas telefónicas en el periodo de un año, mensajes continuos y numerosas cartas de amor, por parte de su tutor.

Su arresto se enmarca dentro de una amplia operación contra la distribución de pornografía infantil en redes sociales, en la que se ha detenido a otras cinco personas y se ha tomado declaración en calidad de investigadas no detenidas a otras tres más. Otro de los detenidos había iniciado contactos con niñas a las que había convencido para que le enviaran fotografías desnudas.
  • 1

El arrestado captaba a niñas de entre 11 y 15 años en una conocida red social y después las acosaba a través de una aplicación de mensajería instantánea. Abusó sexualmente de una menor de 13 años a la que llegó a facilitar posteriormente dinero para que comprara una pastilla anticonceptiva.

El exmédico del equipo olímpico de gimnasia estadounidense, Larry Nassar, condenado a 60 años de cárcel por posesión de pornografía infantil y culpable de abusar sexualmente de más de 140 mujeres, también acosó a Simone Biles.

Citaba a las víctimas en su casa con la excusa de jugar a videojuegos o fumar cachimbas o bien en lugares apartados donde no pudieran ser vistos. Les ofrecía entre 100 y 400 euros a cambio de tocamientos y otras prácticas sexuales.