www.eltelegrama.com

Cuando el Cañón del Colorado y los lagos alpinos parecen estar en el corazón de Asia Central

martes 07 de enero de 2020, 14:26h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Pese a su enorme extensión de 2.700.000 kilómetros cuadrados -más de cinco veces España o 2/3 de la superficie de la Unión Europea- y a ser el país más rico de Asia Central, con inmensas reservas de petróleo, uranio y diversos minerales, e incluso uno de los 30 países más ricos del mundo y a contar con una arquitectura de vanguardia en sus principales ciudades, Kazajistán es un gran desconocido.
Quizá porque está muy poco poblado, apenas 17 millones de habitantes y porque, a diferencia de su vecino Uzbekistán, con impresionantes monumentos, aquí lo que predomina es la naturaleza. Así se explica que de los 8,79 millones de personas que lo visitaron en 2018, con aumentos anuales entre el 15 y el 35%, la inmensa mayoría acuda por negocios, mientras que apenas un 1% lo hace por ocio y turismo, especialmente para disfrutar su naturaleza.

Eso sí, una naturaleza que abarca casi todo: estepas salvajes ilimitadas, interrumpidas por lagos de agua dulce y salada donde se reúnen decenas de miles de aves acuáticas, hermosas montañas majestuosas, vertiginosos cañones que ocupan el segundo lugar en el mundo por su tamaño e importancia, el mar, o mejor, los mares –Caspio y Aral–, impresionantes dunas y desiertos... Su variedad es tal que, recorriendo el país, uno puede pensar que se encuentra ante el Cañón del Colorado, los nevados lagos alpinos o las extensiones del Sahara. Aunque en el enorme territorio de Kazajistán pueden contarse hasta 8.500 ríos y 48.000 lagos, no puede decirse que sea un país verde. Los desiertos y semidesiertos ocupan el 54% de su territorio, las estepas el 35%, mientras los bosques sólo llegan al 5,9%.

Sin embargo, Kazajistán tiene enormes oportunidades para hacer crecer su turismo de ocio con sus diversas ofertas, que incluyen la hermosa naturaleza, la rica historia y el folclore único. El país tiene algo que ofrecer a todos los viajeros, ya sea de negocios o de placer, que van desde hoteles de cinco estrellas hasta alojamientos en una yurta, y desde caminatas en el campo hasta los encantos de la histórica Ruta de la Seda.

Desarrollando el turismo

El país está trabajando activamente para moldear aún más la imagen y el atractivo del entorno turístico local. El gobierno está mostrando su apoyo al turismo, y el desarrollo del sector se ha convertido en una prioridad nacional como un medio para diversificar la economía. El paquete clave de medidas se identifica en el Programa Estatal para el Desarrollo del Turismo en la República de Kazajistán para 2019-2025, en el que se incluyen el desarrollo dirigido de áreas turísticas prioritarias con énfasis en infraestructura y servicios, la provisión de beneficios fiscales a los participantes, el desarrollo del turismo en parques nacionales, subsidios adicionales para vuelos nacionales, así como vuelos gratuitos para niños durante las vacaciones y otros medidas. La inclusión del agroturismo y el turismo ecológico en la lista de las principales direcciones para el turismo kazajo ha allanado el camino para más iniciativas de turismo comunitario (TCC).

Las instalaciones turísticas en las zonas rurales, incluidas las casas de huéspedes, los hoteles privados especializados y las aldeas agroturísticas y de pesca y caza se están abriendo gradualmente y cuentan con el apoyo de la Unión Europea. El turismo rural comunitario (CBT), representa una oportunidad importante para todos los países de Asia Central, incluyendo por supuesto, Kazajistán, en sus esfuerzos por diversificar sus productos turísticos, reducir la pobreza, preservar las culturas locales y el medio ambiente, generar empleo, ingresos, divisas, expandirse y diversificar las economías.

Desde el inicio a principios de 2017, los socios del proyecto de Asia Central y el Centro Europeo de Eco y Agro Tourim (ECEAT) con sede en los Países Bajos han trabajado intensamente con un firme compromiso de promover el turismo comunitario a nivel nacional y regional. El proyecto se titula "Fortalecimiento del turismo rural y comunitario. Organizaciones de intermediarios comerciales para el desarrollo económico inclusivo en Asia Central". El ejemplo más visible de este esfuerzo es la creación de las casas de huéspedes o guest houses, una fórmula de alojamiento colectivo, en habitaciones con dos, tres, cuatro o más camas, un único servicio común, que a veces se limita a ser un agujero en el suelo fuera de la casa, una mínima ducha o lavabo y, eso sí, una cálida acogida familiar compartiendo las comidas. Naturalmente el precio está acorde con los mínimos servicios: el equivalente a apenas 5 euros por persona y día.

Aunque ECEAT (Centro Europeo para el Turismo Ecológico y Agrícola) participa en este proyecto en Asia Central, su actividad principal se desarrolla en Europa, ya que es la organización europea líder en el campo del turismo sostenible a pequeña escala con especial atención a las zonas rurales y la agricultura ecológica. Propone una red de cientos de alojamientos y servicios turísticos a pequeña escala en toda Europa, que ofrece calidad sostenible de los servicios turísticos y aprueba su contribución a las comunidades locales y la protección del medio ambiente.
ECEAT promueve un viaje responsable que brinda cada año casi 500.000 pernoctaciones en áreas rurales en beneficio de las economías locales en 20 países europeos, satisface a los viajeros responsables y proporciona la mejor experiencia profesional en el campo del turismo sostenible a través de varios proyectos diferentes en todo el mundo en Europa, América o Asia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Telegrama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.