www.eltelegrama.com
La detención de 'El chicle' abre otros interrogantes
Ampliar

La detención de 'El chicle' abre otros interrogantes

miércoles 10 de enero de 2018, 17:31h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Han sido varias las familias que han exigido que se reabran los casos de sus hijas muertas o desaparecidas. Por su parte, la Guardia Civil esperará a que se esclarezca la muerte de Diana Quer para revisar otros casos con el “mismo modus operandi” de José Enrique Abuín Gey, conocido como ‘el Chicle’.

Pese a que “no se descarta” revisar casos en el “radio donde pudo actuar” el autor confeso de la muerte de Diana Quer, en la “provincia de A Coruña”, fuentes próximas a la investigación han confirmado a Europa Press que la prioridad ahora es resolver la muerte de la joven madrileña.

Por el momento “no se sabe cuáles” serán los casos que se revisarán, aunque ya hay familias que se han pronunciado, como la de Déborah Fernández-Cervera, cuyo cadáver apareció el 10 de mayo de 2002 en una cuneta de O Rosal (Pontevedra), diez días después de desaparecer cuando hacía deporte en Samil (Vigo).

La Guardia Civil revaluará otros casos para determinar si Abuín está implicado en más delitos, ya que, por ejemplo en este caso, la autopsia confirmó el fallecimiento por asfixia y los forenses advirtieron que el cuerpo había estado guardado en un lugar refrigerado y oscuro durante días, sin embargo, las pistas no llevaron a ninguna detención.

Otros casos

La pontevedresa Sonia Iglesias se encuentra desaparecida desde el 18 de agosto de 2010, cuando tenía 38 años, madre de un niño de nueve años y en trámites de separación de su pareja, principal investigado.

Otro al que señalaron los medios al conocerse la noticia de la desaparición de Diana fue el de la compostelana María José Arcos, desaparecida en 1996 en el Faro de Corrubedo, municipio de Ribeira, después de que ella saliese de su casa de O Romaño el 15 de agosto, cuando tenía 35 años.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Telegrama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.