www.eltelegrama.com

El caso de la montaña rusa ‘robada’ que acabó en Nueva York

Un cúmulo de errores judiciales torció la vida de los hermanos Fraguas hace 13 años, una estirpe de feriantes hoy en la ruina. Iniciamos con este caso la serie 'La Justicia imperfecta', que narrará casos de fallos flagrantes cuyos protagonistas han debido ser indemnizados.

viernes 22 de julio de 2016, 15:22h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Fue la atracción estrella de la semana grande de Bilbao. La Cyberspace, una mole de 450 toneladas de hierros, era una de las mejores montañas rusas de Europa. Llevaba dos años de feria en feria, de ciudad en ciudad. Once tráilers se necesitaban para trasladarla. Una estructura nómada, como sus dueños, los hermanos Fraguas, una estirpe de feriantes acostumbrados desde niños al sacrificio, a no tener un techo fijo, granice o abrase el sol, y a la dura rutina de montar y desmontar cada pocos días raíles y tornillos que dan vértigo. Aun así, los Fraguas vivían bien. Ganaban dinero.

Montañas rusas móviles, en 2003, solo ellos y otra familia podían pasear una por las ferias de España. Pero un cúmulo de desaciertos judiciales torció sus vidas ese año. Solo conservan un tiovivo infantil, que funciona estos días en la zona de Levante. Han tenido que vender o hipotecar casi todo lo que les quedaba. Trabajan donde pueden. Nada que ver con antaño, cuando un día bueno feriado la taquilla de la montaña rusa podía brincar los 24.000 euros. Las cosas han cambiado mucho.

Después de 13 años de pleitos (y los que restan, pues quedan aún varios pendientes), el Consejo del Poder Judicial (el órgano que rige a los 5.000 jueces españoles) ha emitido un informe en el que censura la actuación judicial en lo ocurrido con esta montaña rusa. Critica "el proceder" del juzgado y entiende que se ha producido un "funcionamiento anormal de la Administración de Justicia" que debe ser indemnizado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Telegrama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.