www.eltelegrama.com
Encendido debate para seguir con la derogación de la prisión permanente revisable
Ampliar

Encendido debate para seguir con la derogación de la prisión permanente revisable

viernes 16 de marzo de 2018, 00:57h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Los partidos políticos mantuvieron sus posiciones sobre la prisión permanente revisable y la derogación de esta pena seguirá su tramitación en el Congreso tras ser derrotadas las enmiendas a la totalidad del PP y Ciudadanos.

Tras un debate que concluyó con un duro enfrentamiento dialéctico entre el PP y el PSOE, con duras acusaciones a Ciudadanos y con reproches cruzados entre unos y otros, ambas enmiendas fueron rechazadas con 167 votos a favor, 178 en contra y una abstención.

Concluidas las intervenciones, las familias de las víctimas presentes en la tribuna se pusieron en pie y todos los diputados les dirigieron también un cerrado aplauso en pie. Asistieron a la sesión el padre de Diana Quer, el de Mari Luez Cortés, la tía de Jeremy Vargas, los padres de Sandra Palo y el padre de Marta del Castillo.

Con esa votación y rechazadas las enmiendas de totalidad, la proposición de ley del PNV que pide esa derogación y que fue tomada en consideración el pasado mes de octubre, prosigue su tramitación en el Congreso de los Diputados.

"LEGÍTIMAS" DIFERENCIAS

Al defender su enmienda, el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, juzgó "evidente" que el sistema penal español necesita una reflexión porque en casos extremos "falla" y los legisladores están obligados a acometer reformas.

Su deseo, explicó, es que el Tribunal Constitucional se pueda pronunciar sobre el recurso que presentó en su día el PSOE, ya que hay "legítimas y comprensibles" diferencias entre doctrinas y entre profesionales y esa sentencia permitiría dibujar "límites indubitados dentro de los cuales nos podremos mover a la hora de legislar". Cargó por ello contra quienes quieren "derogar en caliente" y defendió su enmienda encaminada a reforzar el cumplimiento íntegro de penas en casos de crímenes "especialmente horrendos" y cuando existe "peligro objetivo de reincidencia".

Girauta recordó que las penas persiguen la reinserción del delincuente pero también tienen "otros fines", entre ellos proteger a las personas y a la sociedad. En ese sentido, denunció que pocas cosas resultan "tan absurdas" como decir que la prisión permanente revisable no ha salvado al pequeño Gabriel Cruz, porque las vidas salvadas "no están a la vista" pero sí lo está el resultado de la "laxitud" en la concesión de permisos penitenciarios y la reincidencia en conductas "especialmente execrables".

MIRAR A LAS VÍCTIMAS

El diputado del PP José Antonio Bermúdez de Castro defendió su enmienda asegurando que su partido, como las víctimas, no quiere venganza sino justicia, y aseguró que la prisión permanente revisable es compatible con beneficios penitenciarios y pretende dar respuesta a los casos en los que la rehabilitación no es "automática por el mero transcurso del tiempo".

Rechazó la acusación de actuar "en caliente" porque la prisión permanente revisable lleva vigente tres años, y aseguró que lo que se pretende es, precisamente, que se derogue "en caliente". Pese a respaldar la enmienda de Ciudadanos, criticó su "subasta al alza" de los plazos de acceso a tercer grado sin informes técnicos ni adecuación de la legislación penitenciaria.

Se dirigió a los escaños de Ciudadanos para preguntar "cuál es su verdadera posición", porque en unas semanas han defendido "una cosa y su contraria". "Me alegro de que hayan cambiado de criterio", les dijo, "y espero que en este tema sea la última vez que lo hagan". A continuación se dirigió a quienes defienden la derogación para emplazarles a defender su posición mirando a las familias de víctimas en la tribuna.

"DERECHO PENAL EXGERADO"

El PNV, impulsor de la proposición para derogar la prisión permanente revisable, criticó por boca de su portavoz de Interior, Mikel Legarda, la "politización del Derecho Penal", que lleva a una "máxima tensión" cuando el miedo de la sociedad por la acumulación de incertidumbres se anuda al "dolor de las víctimas".

Denunció que la prisión permanente revisable responde a un "Derecho Penal exagerado" y rompe el consenso constitucional que optó por una respuesta penal garantista, en un país donde los delitos más graves se están reduciendo pero las penas privativas de libertad son de las más altas del entorno. Esa figura, insistió, no es "necesaria, ni idónea ni proporcional".

Si se debate ahora en el pleno después de que en octubre se tomara en consideración su propuesta, aseguró, es porque Ciudadanos, después de abstenerse en aquel debate para permitir que la iniciativa se debatiera, la bloqueó aprobando junto al PP sucesivas prórrogas de los plazos de enmiendas hasta que ha decidido entrear "en una competición electoral que usa sin pudor" cualquier herramienta a su alcance. Quienes están debatiendo "en caliente", denunció, son quienes han presentado esas enmiendas de totalidad en el Pleno en vez de presentar parciales en comisión de manera sosegada.

El PNV insiste en que si el Tribunal Constitucional fallara contra esa figura "no habría nada más que hablar", pero si lo hiciera a favor los legisladores podrían seguir evaluando su oportunidad. No es una "buena ley", aseguró, no hace una sociedad mejor ni alade eficacia a la evitación de delitos graves, pero sí genera un "significativo riesgo de deterioro de los valores básicos" de una democracia.

"TRANSFORMISMO OBSCENO"

En nombre del PSOE, Juan Carlos Campo dejó claro que su partido parte del "respeto absoluto" a las víctimas y denunció que el debate lo han generado quienes han presentado enmiendas "al calor de los acontecimientos". El debate, aseguró, nunca se debería producir "bajo el paraguas de la tristeza y el desgarro".

Recordó que hace 2.400 años Aristóteles defendía que la ley es "la razón libre de pasión", y como juez y padre de dos hijas aseguró que conoce el dolor de las víctimas y también "su vulnerabilidad". Deben ser el eje de cualquier política, añadió, "pero no pueden ser utilizadas. Ni ellas ni su dolor, y eso es lo que ustedes están haciendo", aseguró, dirigiéndose a Ciudadanos.

Acusó también al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, de "mancillar" el gesto de la madre del pequeño Gabriel Cruz de regalarle una bufanda al "colarse" junto a la familia donde se velaba al niño, y la "vergüenza" de las declaraciones del portavoz del PP, Rafael Hernando.

Subrayó que provoca "sonrojo y desvergüenza" decir que por rechazar las enmiendas de totalidad queda derogada la prisión permanente revisable, y alertó de que esa figura es "demagogia" incluso en el nombre, porque en realidad es una cadena perpetua que contradice los valores que inspiraron la Constitución. Eso, precisó, fue lo que dijo Ciudadanos en el debate de toma en consideración de la iniciativa del PNV, en octubre, antes de un "transformismo obsceno" por el que ha pasado a pedir un endurecimiento de las penas. "Es una forma de hacer política que algún día nos pasará factura", afirmó.

"Sin prisión permanente revisable vencimos a ETA y con prisión permanente revisable hemos tenido la muerte de Gabriel. No está ahí el tema", dijo al PP, al que retó a preocuparse de todas las víctimas, porque algunas "llevan ochenta años esperando su apoyo".

Por Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Eduardo Santos aseguró que su grupo no pedirá perdón por defender un sistema de justicia con un fin reinsertador frente a una figura "contraria" a los Derechos Humanos cuya eficacia no se ha demostrado salvo para destruir la confianza en el sistema penal. Se trata, sentenció, de una "demagogia populista de extrema derecha".

Santos emplazó al PP a leer "bien" la obra de Cesare Beccaria para asumir que toda pena excesiva es "tiránica", beber de la "mejor doctrina española" de Concepción Arenal o Victoria Kent y examinar el Convenio Europeo de Derechos Humanos y la Constitución Española para evitar un planteamiento "emotivista" y facilitar un debate "racional".

Ester Capella, de ERC, pidió al PP y Ciudadanos que se quiten "las caretas" y defiendan abiertamente la cadena perpetua aclarando si quieren que España esté "más cerca de Ankara o de Estrasburgo", porque lo que defienden vulnera los principios y los valores de Justicia en una sociedad democrática, que debe distinguirse con su humanidad de la brutalidad, y con la civilización frente a la barbarie, y debe ser capaz de compadecerse incluso de quien es incapaz de imaginar el sufrimiento que causa a sus víctimas.

Esa figura, alertó, es "inhumana" por ser permanente, "imprecisa" por ser revisable, y por ello contradice los principios esenciales que deben regir la política penal en un Estado democrático que además tiene bajos índices de delincuencia grave y altas tasas de estancia en prisión.

Lourdes Ciuró, en nombre del PDECat, recordó que los legisladores tienen que abstraerse de sus pulsiones primarias, y apostó por un modelo de política criminal no vinculada a la venganza sino a la agilidad y la proporcionalidad en el castigo y a la reparación y al acompañamiento a las víctimas. No es la pena lo que protege a la sociedad, respondió al portavoz del PP, sino ese concepto de Justicia. Capella ve la enmienda de Ciudadanos "bañada de oportunismo con visos de inconstiucionalidad y contraria a la Declaración de los Derechos Humanos", y la del PP plena de "populismo".

Ana Oramas, de Coalición Canaria, anunció su abstención sobre la premisa de que su voto no es decisivo y con el compromiso de buscar un consenso en la tramitación. Considera que en este momento no se debe derogar la prisión permanente revisable porque tiene "muy poco recorrido" y está pendiente de sentencia del Tribunal Constitucional. Sin embargo, no comparte las enmiendas por ser parte de una "guerra" entre sus impulsores "a ver quién es más duro" y "aprovechándose" de un sentimiento social.

Carlos Salvador, de UPN, respaldó las enmiendas, mientras que Marian Beitialarrangoitia, de EH Bildu, cargó contra las leyes "excepcionales" y contra un sistema penal que encarcela a tuiteros y raperos mientras permite despedir "con honores a franquistas" o "que se indulte, condecore y ascienda a torturadores" y se impone un "populismo punitivo" que se vale del sufrimiento de las víctimas no para ofrecerles justicia sino para "actuar en clave de venganza".

El debate concluyó con un cruce de declaraciones entre el portavoz del PP, Rafael Hernando, y la del PSOE, Margarita Robles. El primero pidió la palabra para responder a la "vergonzosa" intervención del socialista Juan Carlos Campo y precisar que él compareció en la Diputación Provincial de Almería el pasado lunes, en el mismo lugar y diez minutos después de que lo hiciera la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Robles le reprochó que se defienda "atacando" a Díaz, algo que "no es aceptable".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Telegrama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.