www.eltelegrama.com

Tokio

Hana Biyori es un jardín botánico de entretenimiento que se encuentra en un invernadero de 1.500 m2. Su distintivo con respecto al resto de invernaderos está claro: el arte digital.

El viajero tiene la oportunidad de descubrir e identificar el árbol protagonista del otoño: Ginkgo. El parque Yoyogi y Meiji Jingu Gaien son algunos de los ejemplos donde se pueden observar bellas panorámicas doradas gracias a esta especie.

Tokio es una ciudad polifacética y cosmopolita en constante evolución que cuenta con infinitos atractivos turísticos. Tradición y tecnología son los dos contrastes de la metrópolis, pero no hay que olvidar los diferentes lugares que se encuentran lejos de la multitud, desconocidos y donde desconectar, relajarse y disfrutar de la naturaleza. Un ejemplo de ello es Okutama, un espacio ideal para el disfrute de la familia, que se localiza al oeste de Tokio a aproximadamente una hora en tren desde el centro de la capital.

Tokio es una ciudad con una riquísima vida artística y cultural y con montones de localizaciones emblemáticas que fascinan a los visitantes. Incluso sus espacios verdes naturales y sus imponentes templos y santuarios son objeto de asombro para personas de todo el mundo. Pero la urbe cuenta con otro gran atractivo: su vida nocturna.
  • 1

La capital japonesa se caracteriza por ser una bella ciudad que cuenta con paisajes inigualables a cualquier otro destino, ya sea en tierra o a vista de pájaro. Sus miradores, torres y puentes son la viva muestra de tradición y vanguardia. Ejemplos de ellos son la torre Tokyo SkyTree, el puente Rainbow o las visitas en autobuses acuáticos en el río Sumida.

Viajar a Tokio en verano no solo significa disfrutar de la tradición y la modernidad de cada una de las calles, observar grandes rascacielos y degustar su deliciosa gastronomía, sino también es posible remojarse en sus playas con un único pretexto: descansar y desconectar en la mejor compañía.

El “shopping” es uno de los grandes atractivos de la capital japonesa. Sus calles comerciales –denominadas shotengai – y mercados brindan al visitante una gran variedad de productos: desde los relacionados con la gastronomía, la moda o la artesanía, hasta amuletos, souvenirs o artículos kawaii – reconocidos por sus formas redondas, infantiles y provenientes de manga -, entre otros.