www.eltelegrama.com
Hurtigruten: El despertar Ártico
Ampliar

Hurtigruten: El despertar Ártico

martes 28 de abril de 2020, 12:40h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Se le denomina “Despertar Ártico” a la llegada de la primavera en Noruega. A bordo de Hurtigruten, el viajero tiene la oportunidad de descubrir tres estaciones en una, ya que se deja Bergen con aspecto primaveral o veraniego, pero al llegar a Kirkenes se descubre la ciudad bajo el manto blanco donde disfrutar de variadas excursiones en la nieve.

Lyngenfjord: La experiencia del fiordo con Hurtigruten

El fiordo Lyngenfjord, localizado entre Skjervøy y Tromsø, se descubre a bordo de la compañía naviera noruega Rumbo Sur. Flanqueado por las majestuosas, escarpadas y poderosas cimas de los Alpes Lyngen, el Lyngenfjord se alarga unos 85 km hacia el interior de la región de Tromsø.

La naturaleza es, sin duda, el centro de atención, ya que el viajero tiene la oportunidad de navegar sus aguas azules y profundas, y observar sus bellas cascadas y laderas que, en ocasiones pueden ser verdes y en otras muestran su lado más sobrecogedor con glaciares que se extienden hasta los fiordos, acantilados escarpados y profundos cañones.

Además, el Lyngenfjord, es un paraíso para los pescadores por su abundancia de peces. De hecho, durante el recorrido por el fiordo, los pescadores locales suben a bordo la pesca del día que el viajero podrá degustar en cubierta.

El frailecillo llega en primavera

El frailecillo es una de las aves más especiales que se pueden contemplar a bordo de Hurtigruten. Se trata de una especie muy fácil de identificar, ya que entre sus características físicas destacan sus colores negros, grises, blancos y anaranjados.

Además, ocupa un lugar muy especial en la etimología noruega, tanto es así que cuenta con un propio festival que se celebra en junio, en torno al solsticio de verano: Lundefestivalen. Este acontecimiento tiene lugar en Røst, una pequeña isla en la punta del archipiélago Lofoten que se encuentra cerca de la colonia con más frailecillos atlánticos de Noruega.

Durante el otoño y el invierno, el frailecillo atlántico vuela el mar abierto, mientras que en primavera miles de ellos regresan a los acantilados de la costa para reproducirse en grandes colonias. Cada pareja solo pone un huevo, y al nacer la cría, después de un corto periodo de tiempo, está listo para iniciar su vuelo. Se alimenta de peces y no tiene depredadores terrestres en las colonias de cría en los acantilados.

De igual forma, también es el momento ideal para observar otros millones de especies que vuelven a la costa ártica en periodo de nidificación. Es por esto por lo que Hurtigruten cuenta con excursiones que acercan al visitante a estas aves, por ejemplo, con la visita en kayak cerca de Tromsø o durante una visita al Parque Nacional en la Península de Varanger, hogar de una gran variedad de especies de aves.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Telegrama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.