Edición testing
9 de julio de 2020, 3:02:48
Noticias


Casado se abre a apoyar el decreto de la ‘nueva normalidad’ si el Gobierno se sienta con el PP

Por El Telegrama

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, avanzó este martes que estaría dispuesto a apoyar el real decreto que regula la denominada ‘nueva normalidad’ siempre y cuando el Gobierno acepte sentarse con la principal formación de la oposición para tratar la incorporación de “otras medidas que consideramos necesarias”.


Tras reunirse con la Organización Médico Colegial, advirtió al Gobierno de que “no se puede volver a aplicar la excepcionalidad constitucional” que supone decretar el estado de alarma ante posibles nuevos rebrotes. Por ello, recalcó que es “urgente” que el Gabinete de Pedro Sánchez trace “un plan jurídico” alternativo para el que podrá contar con el PP.

“Es urgente y se han perdido dos meses”, se reafirmó Casado, para a renglón seguido volver a “tender la mano” al Gobierno si es que ve pertinente modificar alguna ley para concretar más las medidas que ya ampara la legislación en vigor para evitar el estado de alarma. De la misma forma, se retrotrajo a su oferta para negociar “un plan económico serio y eficaz” antes de las vacaciones y que vaya en la tónica de bajar impuestos con el final de reactivar el consumo.

Después de haber conocido la propuesta del decreto de ‘nueva normalidad’, Casado confirmó que en el Grupo Parlamentario Popular “estaríamos dispuestos a apoyarlo” en la votación que tendrá lugar este jueves en el Congreso de los Diputados. No obstante, condicionó este respaldo a que el Gobierno “haya escuchado y se haya sentado” antes con el PP.

"INSUFICIENTE"

A su juicio, se antoja necesario “incorporar otras medidas” a un decreto que “es insuficiente” a la hora de contemplar cualquier rebrote y también en lo que atañe a la reactivación económica y a la seguridad jurídica que requiere el contexto actual. “Haremos nuestro trabajo, daremos certidumbre legislativa”, aseguró, exigiendo al mismo tiempo que “el Gobierno se siente con la oposición”.

En este sentido, el presidente del PP confirmó que ha encomendado a la exministra de Sanidad Ana Pastor que hable con el actual responsable del ramo, Salvador Illa, para que entre hoy y mañana se puedan incorporar “medias que consideramos fundamentales” aunque sea en el curso de la tramitación como proyecto de ley del decreto de ‘nueva normalidad’.

Casado explicó que estas medidas “necesarias” están recogidas en “el plan Cajal” por la sanidad que el PP quiere consensuar con el resto de partidos después del “drama” que ha acarreado la pandemia del Covid-19. “Sería el mejor legado que podríamos dejar a nuestros hijos”, subrayó el líder del PP, equiparándolo al Pacto de Toledo por las pensiones.

"SIN VACACIONES"

De esta manera, Casado llamó a impulsar “un pacto de Estado entre generaciones por la salud pública” e incluso habló de que “los políticos nos quedemos sin vacaciones para encerrarnos en el Congreso” y sacar adelante este acuerdo en materia sanitaria “cuanto antes”, ya sea “en las próximas semanas o en los próximos meses”.

Este “pacto Cajal”, bautizado así por el PP en honor al Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal, aboga por la creación de una agencia nacional para coordinar todo el sistema sanitario que tendría como representantes permanentes a las autoridades sanitarias de las autonomías bajo un mando del Ministerio de Sanidad y en la que se impulsaría una unidad específica de prevención y seguimiento de pandemias.

Del mismo modo, el PP pide un refuerzo de la atención primaria, puesto que es “la avanzadilla” que ha tenido que atender a los contagiados por Covid-19 incluso “poniendo en riesgo su vida”. En este caso, el refuerzo sería tanto de personal como de infraestructuras, además de la creación de un ‘pool’ nacional para que los profesionales sanitarios pudieran desplazarse hacia las zonas que requieran su presencia ante situaciones de emergencia sanitaria.

En su propuesta, el PP demanda que se clarifique la situación de los Médicos Internos Residentes (MIR) “que han estado durante toda esta pandemia sin oficializar su plaza”, además de instaurar un “plan Covid-19” con el que hacer el seguimiento de curados que pueden tener secuelas y abordar “un plan de choque por las listas de espera que se han sobrecargado”.

"TELEMEDICINA"

Los populares quieren “potenciar la telemedicina” con la digitalización del sistema sanitario para ayudar a la atención ambulatoria telefónica y telemática, así como contribuir al “telediagnóstico” con tecnologías para evitar sobrecargas en los hospitales. Otra de sus propuestas es que se origine “una reserva estratégica de material” ante cualquier pandemia.

En su decálogo por la sanidad, el PP también incluye la atención a mayores en residencias o a nivel domiciliario y que se tengan en cuenta las patologías previas y la cronicidad de las enfermedades. Todo ello sin olvidar la “apuesta por la investigación nacional” con la petición de refuerzo del I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado.

El PP busca así que haya “una financiación acorde y suficiente para todo el sistema nacional” de salud y que se inaugure una “central de compras a nivel nacional para abaratar el coste de los fármacos” o de los equipos de protección. El partido de Casado también habla de “una cartera básica de servicios entre las comunidades”.

En su “pacto Cajal”, los populares incluyen pactar “un refuerzo de los centros nacionales señeros” como podría ser el Instituto Carlos III, sin dejar de lado “la apuesta por la sanidad rural” para incentivar las plazas y también asegurar que los MIR tengan más encaje en el mercado laboral en futuras convocatorias.

NEGOCIACIÓN FUTUROS DECRETOS

Según explicó Casado, todas estas medidas podrían insertarse en “un pacto de Estado que es fundamental” y que “ya se tiene que asociar a la negociación de los próximos decretos que se convaliden y por supuesto a las conclusiones de la comisión de reconstrucción del Congreso y que esperamos que se puedan complementar con las conclusiones de la comisión de seguimiento del Senado que hemos propuesto”.

El presidente de los populares también rescató la propuesta que ya lanzó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para la puesta en marcha de una oficina nacional de víctimas del Covid-19 con la que promover la atención psicológica de los familiares y el seguimiento de los que han sobrevivido.

En este punto, ahondó en que “según organismos públicos como el Instituto Carlos III, el INE o la Seguridad Social son más de 40.000 fallecidos”. “Y lo que pido es que el Gobierno de Sánchez reconozca de una vez la cifra real”, exigió. “No pasa nada. Todos los gobiernos se pueden equivocar y desgraciadamente algunos gobiernos han podido ocultar información, pero lo importante es que vayamos al homenaje [del 16 de julio] sabiendo cuántos españoles perdieron la vida por culpa del Covid-19”, trasladó Casado.

Casado abundó en que “no es mucho pedir” saber el número de vidas que se ha cobrado en España el coronavirus. “No nos cansaremos de reivindicarlo. Es lo que merece la nación española”, prometió el presidente de los populares, al tiempo que destacó que el Consejo General de los Consejos Médicos ha computado 92 sanitarios fallecidos y 55.000 infectados, lo que “por desgracia” supone “la cifra más alta del mundo”.

El Telegrama.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.eltelegrama.com