Edición testing
6 de julio de 2020, 6:59:02
Lifestyle


Dos días en Santiago de Compostela

Por El Telegrama

Para disfrutar de este magnífico enclave situado en España, no hace falta mucho tiempo, aunque siempre surgirá la tentación de estirar algo más la visita.


Para comenzar, lo primero es recorrer las rúas y plazas del casco histórico, impregnarse de su sabor y ambiente, dedicar un tiempo a disfrutar de la Plaza do Obradorio y los bellos edificios que la rodean para después entrar en la catedral. Aparte de ésta y del románico pazo de Xelmírez, el Obradoiro tiene otros edificios importantes y llamativos, como son el colegio de San Xerome, sede del rectorado de la Universidad y el palacio de Raxoi, que aloja el Ayuntamiento. Destaca de modo especial el Hostal dos Reis Católicos, convertido en Parador de turismo, que fue mandado construir en 1501 por los Reyes Católicos para atender a los enfermos y peregrinos del divino Xacobe, según se puede leer en la inscripción latina que recorre el friso superior de la portada. Pueden visitarse los claustros y patios interiores y la capilla. Algo muy curioso: el hostal tuvo siempre encomendada la caridad con los peregrinos y mantiene esta costumbre, dando todos los días de desayunar, comer y cenar a los diez primeros de ellos que se presentan. Eso sí: se les pide que muestren la Compostela y que hagan cola en la puerta cochera.

Si es posible, y aunque siempre habrá más gente, lo ideal es posponer la entrada a la catedral para las 12 h. para asistir a la misa del peregrino, en la que, siguiendo un calendario de celebraciones litúrgicas, suele funcionar el botafumeiro, ese ambientador colosal que donó el rey Luis XI de Francia en 1554, cuando a la muchedumbre de romeros le estaba permitido dormir dentro del templo. La catedral es la obra más sobresaliente del arte románico en España. Una vez en la basílica, no hay que perder la oportunidad de visitar las cubiertas de la catedral.
Aunque apenas se ha comenzado a descubrir Santiago, ya es hora de tomar contacto con su gastronomía, para tomar fuerzas y continuar con la visita. La oferta de restaurantes, tascas y mesones es espectacular, con precios adaptados a todos los bolsillos, y con el denominador común de la calidad. No pueden faltar las típicas raciones gallegas: pulpo 'á feira', empanada, navajas, mejillones, berberechos, o sardinas y 'xoubas', si estamos en temporada, o zorza, lacón, carne ao caldeiro', y por supuesto pimientos de Padrón, también en temporada, siempre acompañados de vinos gallegos y de tarta de Santiago en el postre. La mejor zona, como se ha hecho toda la vida, es la rúa do Franco y aledañas, allí discurre la ruta más famosa que hay en Compostela, después del Camino, la del París-Dakar, que nada tiene que ver con el rally homónimo. Mide solo 200 metros y consiste en irse tomando una taza de ribeiro en los cerca de 30 bares del trayecto, desde el París hasta el Dakar. No hace falta decir que es un invento de los estudiantes compostelanos y que, fuera de ellos, nadie en su sano juicio hace la ruta completa, ni se echa al coleto el ribeiro (o el albariño) sin su correspondiente tapa.
A primera hora de la tarde hay que tomar contacto también con la moderna arquitectura de Santiago y con sus muchas propuestas culturales. Para ello hay que dirigirse a la Cidade da Cultura de Galicia (CdC), el más ambicioso proyecto cultural y arquitectónico que se ha planteado nunca en Santiago y en toda Galicia, obra del neoyorquino Peter Eisenman y admirar su magnífica y singular arquitectura. La espectacularidad de su fachada, sus casi 43 metros de altura y sus más de 16.000 metros de superficie lo convierten en una obra de arte en sí mismo, que avalora las exposiciones que acoge en sus tres pisos.

De vuelta en la zona histórica, viene bien un paseo por los dos principales parques y jardines que ofrecen vistas panorámicas de la zona monumental: San Domingos de Bonaval y la Alameda. El de Bonaval cuenta además con dos interesantes museos, el principal museo etnográfico de Galicia, el Museo do Pobo Galego, alojado en las salas del antiguo convento de San Domingos de Bonaval, con preciosa iglesia gótica y una fantástica escalera barroca de espiral triple. También en Bonaval está el museo CGAC 'Centro Galego de Arte Contemporánea', notable tanto por su contenido como por el propio edificio, diseñado por el arquitecto portugués de renombre internacional Álvaro Siza.

Antes de cenar, hay que dirigirse al céntrico parque da Alameda, el más señorial y querido de la ciudad, un jardín romántico y un mirador privilegiado de la zona histórica, desde allí se tiene la mejor foto frontal de la catedral sobresaliendo en el horizonte. Y para terminar la noche hay que elegir la cocina de autor en alguno de los restaurantes de la exquisita nueva gastronomía gallega, para terminar tomando una copa tranquila en alguno de los pubs clásicos compostelanos. Hay mucho donde elegir.
Segundo día
Un nuevo paseo por la ciudad, disfrutando de su ambiente, de sus tiendas y bares, de las fachadas que adornan sus calles, nos llevará al fotogénico Mercado de Abastos, que lleva funcionado los últimos tres siglos, llegando a convertirse en un centro líder en la comercialización de productos frescos en Santiago. Es el principal y más tradicional de la ciudad y, curiosamente, el lugar más visitado después de la catedral, un mercado muy auténtico que habla de la gastronomía. Dentro y fuera de estas naves de piedra, cuyas fachadas semejan capillas románicas, 'maruxas' y 'pescantinas' de las aldeas cercanas reclaman con piropos y galanterías la atención de los clientes, que se dejan querer, miran y remiran la mercancía, amagan con irse, vuelven para regatear... Hay pimientos de Padrón, ternera gallega, 'bacallau', marisco fresco de las rías, quesos, carne salgada, grelos... Exceptuando los domingos, abre todos los días por la mañana. Los días grandes, cuando hay mayor cantidad de vendedores y de productos, y también mayor afluencia de público, son los jueves y los sábados. Cerca del Mercado está la Facultad de Geografía e Historia de la más de cinco veces centenaria Universidad de Santiago, con magnífica Biblioteca y Paraninfo, que se puede visitar, al igual que su terraza, con estupenda panorámica de la ciudad histórica.
Como la vista de los productos expuesto en el mercado abrirá el apetito, no hace falta ir muy lejos, en el propio mercado hay dos establecimientos que no conviene perderse: Punto Kente: en la cafetería situada en una de las naves preparan, por un porcentaje del precio de compra, los productos comprados por uno mismo, una ocasión inigualable para comprobar de primera mano la calidad y frescura de los productos gallegos; Abastos 2.0: en el pequeño restaurante 'chic' situado en las casetas de la parte exterior, practican su ya famosa 'cocina sin nevera', cada día escogen los mejores productos frescos del mercado para ofrecerlos directamente en el plato en forma de deliciosas mini-preparaciones. Y si uno se queda con hambre, sin salir de la zona del mercado, hay varios bares en los que pedir jamón, cecina y embutidos del país y quesos gallegos 'Cebreiro', Arzúa-Ulloa, Tetilla, San Simón, siempre acompañados del exquisito pan de Galicia.

Para reposar la comida, una buena alternativa es el tren turístico, que ofrece una visión distinta de la ciudad, además de ser una forma de conocerla muy relajada y apta para todos los públicos, incluidos los más pequeños.

Santiago, que destaca por la calidad de la rehabilitación llevada a cabo en la ciudad histórica, cuenta con una serie de espacios históricos inéditos, que combinan la solidez del omnipresente granito con acertadas dosis de sofisticado nuevo diseño. Para conocerlos, disfrutando a su vez de las artes plásticas, merece la pena visitar alguna de las galerías de arte y las sedes de las fundaciones presentes en la zona. Para finalizar este periplo, hay que visitar todavía salas de exposiciones en espacios de interés monumental e incluso magníficas iglesias desacralizadas, como es el caso del Pazo de Fonseca o de la Iglesia de la Universidad.
Para la cena de la segunda noche, directos de las rías gallegas, fresquísimos pescados en caldeirada o 'a la gallega', es decir, con ajada, y mariscos al vapor o a la parrilla, o tierna carne a la brasa: chuletón de ternera gallega o churrasco de 'porco celta' con chorizos. Pero también podemos decidirnos por una opción más informal: una ruta de tapas, para degustar tanto las de cortesía de toda la vida (cocodrilos carne de inofensivo cerdo con patatas fritas, orejas, patatas...), montaditos y pintxos, como las de nueva creación, la llamada cocina en miniatura.

No podemos irnos de Galicia sin conjurar contra las 'meigas' y los malos espíritus con una buena queimada, que se puede encontrar en muchos pubs de la zona histórica. Por supuesto, también son de obligada degustación los aguardientes de Galicia, incluido el archiconocido licor café. Antes de retirarse, un último paseo noctámbulo por las plazas monumentales, llenas de melancolía a estas horas. El Obradoiro, con su balcón que mira al ocaso, el sonido de los pasos bajo el arco del Pazo de Xelmírez, la Quintana con la sombra del peregrino, la catedral sobresaliendo en la oscuridad de la noche desde la Alameda, las 'trece' campanadas de medianoche...

Desde Santiago se puede aprovechar para descubrir Galicia, una región fascinante donde se va a desear volver. Aquí se encuentran playas, bosques mágicos, curiosas tradiciones, pueblos con encanto... Las rutas y caminos a seguir son muchos y muy variados.
El Telegrama.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.eltelegrama.com